top of page

La estrategia de este proyecto es diseñar una farmacia cambiando el paradigma actual de cómo exponer el producto. El diseño de esta farmacia establece una relación entre el interior y el exterior mejorando el aspecto de la ciudad y la experiencia de compra.
 
El programa se articula en torno al mostrador catalogado, diseñado por el arquitecto Ignasi Bosch, que restaurándolo y liberándolo de todos los elementos que lo ocultaban se ha convertido en icono del establecimiento.

Las aberturas de arco rebajado que formaban originalmente la fachada y que se encontraban ocultas por un aplacado, han sido recuperadas. La esbeltez del acero utilizado por las jambas y estanterías de los escaparates de fachada enfatizan la visibilidad en el interior del local.

Todo el mobiliario, como mostradores, expositores y la lámpara suspendida, ha sido diseñado y construido con el objetivo de transmitir serenidad al conjunto, sin renunciar a una gama de colores vivos y alegres donde materialidad y color se convierten en protagonistas.

bottom of page